viernes, 12 de agosto de 2011

UN BLOG ATEO ¿POR QUÉ?

Mediante este post voy a tratar de justificar el porqué mantengo un blog como éste, un blog ateo.

Por algunos comentarios vertidos en el blog, parece como si al escribir una bitácora como ésta, uno fuese una persona amargada, sin más objetivo vital que despotricar contra las ideas religiosas como forma de vencer los propios complejos. Afortunadamente, nada hay más lejos de la realidad; mi día a día es la de una persona cualquiera que se levanta para ir a su trabajo, después llega a su casa y pasa el resto de la jornada en compañía de su mujer, su hijo, y que cuando puede dedica un rato a alguna de sus múltiples aficiones, bien sea en solitario, o bien en compañía de familiares o amigos.
  
Entonces, puestos a lanzarse a la aventura de escribir un blog, ¿por qué no hacerlo de un tema más amable? ¿más popular?, al fin y al cabo, cualquiera de mis múltiples aficiones podrían servir como base para la escritura de un blog, y cualquiera de ellas me proporcionaría más visitas  y quien sabe si cierto "reconocimiento" como bloguero (algo hartamente dudoso, pues mi gusto por la escritura no va acompañado por las cualidades y habilidades necesarias). ¿Por qué dedicar tiempo y esfuerzo en una escritura que poca gente va a leer?
  
Desde luego, no pretendo apartar de sus creencias religiosas a nadie; sería una pretensión demasiado alejada de la realidad, y soy plenamente consciente de que ningún creyente que se "deje caer" por mi blog va a cambiar su forma de pensar y, además, es de suponer que la mayoría de las personas que me lean deben ser  ideológicamente cercanas a mí en cuanto a la religión se refiere.

Por tanto, descartados el revanchismo, el afán de notoriedad, o las pretensiones de influencia, la respuesta a la pregunta de por qué mantener esta bitácora aún está en el aire. La razón es bien sencilla. De cualquier otro tema, bien sea ciencia, política, deportes, literatura, chismes o cotilleos, puedo hablar libremente y discutir con mi círculo familiar y de amistades, pero no así de religión (o de ateísmo, según se mire). Cada vez que el tema sale a colación, las discusiones "se salen de madre", y a menudo han amenazado la convivencia con aquellas personas a las que más duro se me haría perder. Es por eso que he renunciado o casi a mostrar mi parecer en dichas discusiones.

Y es por eso que surge este blog, como una válvula de escape donde hablar de lo único que hasta ahora no se me permite en mi círculo más íntimo sin sembrar la discordia. No estoy dispuesto a sacrificar familia, amistades, trabajo, etc. por ninguna ideología. Nadie, hasta ahora, sabe quién soy. No me interesa que esas personas cercanas me lean, no quiero ser para ellos Azotededioses, sino solo un marido, un amigo, un hijo. Tampoco voy a renunciar a mi derecho a opinar, a criticar y a mostrar mi irritación sobre temas religiosos cuando me venga en gana, pero lo haré desde aquí, bajo la máscara de Azotededioses; puede no ser la postura más valiente, pero sí que hasta ahora es la forma más práctica de opinar sin alterar mi espacio de convivencia más cercano. Por eso, y espero que por mucho tiempo, os invito a seguir viéndonos en http://azotededioses.blogspot.com, y también en Facebook y Twitter.

6 comentarios:

  1. Completamente de acuerdo contigo, pero esto no tiene solución. Los políticos se han cargado ellos solitos el concepto de "Estado español". Hemos ido a la manifestación mi mujer y yo, y te puedo garantizar que eramos muchísimos, eso sí, no nos han pagado el abono transporte y todos eramos madrileños y en pleno mes de agosto.

    Salud!

    Un saludo

    Robert ;)

    ResponderEliminar
  2. Sin estar siempre de acuerdo con lo que dices, tampoco me parece que defender el ateísmo tenga que ser algo desagradable. Hacer pública nuestra convicción en la no existencia de Dios, en la falsedad de todas las religiones es para nosotros no solamente un derecho sino en cierto modo un deber. Como dices, no se trata de hacer un drama del asunto si nuestro círculo más próximo si no es propicio, pero si tu blog es tu mejor vía, disfruta de ella.

    ResponderEliminar
  3. Hola, aunque lo leo y reviso su blog con frecuencia es la primera vez que le escribo. Me parece muy sana e inteligente la idea de hacer este blog. Quizá la prueba irrefutable de la evolución de las especies es que compartimos con el resto de ellas la cadena de ADN, en mayor o menor proporción. Cada vez me siento más atraído por el estudio de la genética, de cómo se va entremezclando el parentesco entre las especies.
    Imagino que usted conoce el libro de Vallejo titulado “La puta de Babilonia”, aunque no me gusta su lenguaje, pues el insulto le resta seriedad a la investigación, dice “sin pepitas en la lengua” los desmanes de la iglesia. Se lo recomiendo, yo lo disfrute mucho.
    Le pido que siga con este blog todo lo que pueda. Para mi también es una válvula de escape leerlo. Haría falta muchos, ateos integrales, como usted y como yo, para que algún día desaparezcan las religiones, para que compartan el destino común que nos espera como especie: la extinción.
    R. Ch.

    ResponderEliminar
  4. pues sigue adelante con tu blog, puede servir a muchos como fuente de información ;-)

    ResponderEliminar
  5. HERVEY HONORATO PEDRAZA HERNANDEZ15 de abril de 2012, 8:41

    Me he acordado de un cuento de Balzac, La Misa del Ateo... “Su ateismo puro y franco se parecía al de muchos sabios que son la mejor gente del mundo, pero invenciblemente ateos, ateos como los individuos religiosos no admiten que pueda haber ateos” Así era Desplein, un cirujano reconocido, el personaje principal de este cuento, que se escribió en 1836, en el siglo de las luces. Dejemos la historia a un lado y entremos de lleno al cuento. ¿El ateismo es bueno o malo? En realidad como en todas las cuestiones morales del hombre, todo depende de la perspectiva con que se analice cada posición. Desplein, un hombre sabio y racionalista, sabía que el teismo va ligado al miedo a la libertad. Este teismo irracional esclaviza a la humanidad y fue el responsable de diez siglos de oscuridad intelectual. Todo en la naturaleza debe evolucionar para sobrevivir, la humanidad tiene que romper con todos los dogmas a los que vive atada para crecer.

    ResponderEliminar